Search

Interés

Perfil del contratanteAutobsfarmaci

Carnaval Soldadesco

Carnaval Soldadesco.- Recuerda a marchas guerreras protagonizadas por los musulmanes y continuadas por los cristianos mozárabes para mantener la seguridad en los poblados: recorrían las calles un grupo de soldados, empuñando las alabardas y ondeando la bandera al son del tamboril con el fin de intimidar con su presencia tanto a lugareños como a enemigos.

Es probable que las gentes se acostumbraran a estos recorridos de la soldadesca, que con el cambio de aconteceres, se convertirían en fiestas paganas que la Iglesia cristianizó.

Las Hermandades de Ánimas se formaron alrededor del siglo XV, en el caso de El Torrico se llama Escuadra de Ánimas y está compuesta por: Capitana, Oficiales, Tamborilero, Abanderado, Sargentos y Sargentas. El principal motivo de la Escuadra de Ánimas es recaudar fondos para pagar las misas que a lo largo del año se ofrecen por las Ánimas del Purgatorio.

En nuestro Carnaval de Ánimas, lo más espectacular es la "Corrida de Sargentos" que basándose en las danzas soldadescas en la más pura tradición conservada, es una de las más peculiares de la zona.
Colocándose en un lado el sacerdote y el alcalde, en el extremo se pone la Capitana y las Sargentas en filas de tres o cuatro mozas junto con el Oficial y en la última fila, el Abanderado.

Los Sargentos al son del tambor en dos filas se cruzan por detrás del grupo de Sargentas que van ataviadas con el traje típico de labradora o de franjas mostrando su juventud belleza y lozanía.

Los Sargentos escoltan con sus alabardas a cada grupo, hasta llevarlas a todas al extremo donde están las autoridades, hecho esto, el tambor cambia el ritmo más deprisa y los Sargentos como jóvenes que son, demostrarán su fuerza y agilidad, corriendo acorde al movimiento de los brazos del Capitán, debiendo entender su simbología para cruzarse sin equivocarse, después de varias vueltas y con el aliento escaso, le toca el turno al Abanderado que con otro ritmo diferente, el tambor le va marcando el paso, para acabar ondeando la bandera de las Ánimas Benditas por encima de las cabezas del grupo de Sargentas.

En un momento de los pases y aprovechando que los Sargentos están cansados, se escapa al bar más cercano, éstos salen corriendo hasta alcanzarle y recuperar la bandera, trayéndole a hombros con la bandera al aire, simbolizando como en cualquier otro desfile militar el no poder permitirse perder la bandera.